Blogia
las cosas de don tonino

felicidades a Heraldo de Aragón

felicidades a Heraldo de Aragón Querido Heraldo de Aragón:

Un 20 de septiembre como hoy pero de hace 110 años saliste por primera vez a la calle. Este domingo pasado, anteayer, cuando te compré, a modo de tarta con 110 velitas, me dieron un libraco de doscientas y pico paginas, a dos por año, para poder repasar así la historia de esta tierra, de España y del mundo.

Estuve saboreando esa tarta y todavía sigo en ello y es un autentico placer para los sentidos. Al principio el sabor es rancio, con noticias mas cercanas a los libros que a los diarios, pero poco a poco todo va cambiando y con algo mas de la mitad del camino recorrido, puedo empezar a paladear sensaciones muy familiares para mí.

Y es que tú, Heraldo de Aragón, formas parte de mi vida, como el Real Zaragoza, como el Ebro, como la Plaza del Pilar. Soy incapaz de recordar mi primer encuentro contigo porque ya estabas en mi casa antes que yo apareciera por allí, en aquella mesa de madera de la cocina con hule verde, ocupándola casi entera con ese tamaño tan enorme que te caracterizo hasta hace unos años. En tus tripas, ya de niño, buscaba la cartelera, los crucigramas y el programa de la tele, posteriormente la viñeta del Fred Basset, las páginas de deportes y claro, lógicamente, las noticias.

Recuerdo un domingo por la mañana, en primera pagina, el dibujo del puente de Santiago que entonces pensaban construir en el Ebro. Mi tío Fernando, siempre anclado en los recuerdos de la Torre Nueva y el Teatro Circo, me aseguraba que sería un fracaso construir un puente con solamente dos arcadas. Ahora, cuando en tus paginas aparece el proyecto del puente del Tercer Milenio sin ningún pilar apoyado dentro del cauce, me sonrío y pienso en como recibiría mi tío la noticia.

También te he utilizado con fines mas prosaicos. Aprovechando tu gran tamaño has sido el gorro de fabricación casera en mis batallas infantiles con espada de madera y pantalón corto, también has servido de envoltorio para algún bocadillo de chorizo y, recortado en cuadraditos, como instrumento para la limpieza personal antes de que saliera ese perrito blanco por la tele.

He de confesarte, querido Heraldo, que durante varios años te tuve que ser infiel. Durante mi estancia en Cataluña caí rendido a los encantos de otro diario de mas tirada pero no por eso mejor que tu. Los fines de semana, de regreso a Zaragoza, era un autentico placer reencontrarme contigo, llenarme los dedos de tu tinta y empaparme de ti hasta la hora de salir de casa.

En los últimos años has mejorado muchísimo, da gusto verte con tantos colorines, con ese tamaño mas cómodo y ese orden del que antes carecías. Al principio lo local, después lo nacional, en el centro los deportes, mas adelante las noticias del mundo y ya para acabar, toda esa retahíla de informaciones mas especificas: espectáculos, cultura, economía, ciencia, esquelas, pasatiempos, sorteos, farmacias de guardia, el horóscopo del profesor Bogdanich y esa interminable lista de anuncios clasificados por palabras antes de llegar a las paginas finales dedicadas a la tele.

Hoy quiero felicitarte en tu cumpleaños con la envidia que me da encontrarte cada día mas joven pero también, con la esperanza de tardar muchísimo en aparecer por tus páginas.

Y que cuuuuumplas muuuuuchos masssss.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres